21 oct. 2010

Con ¿ de interrogación

Es algo fijo, un enfoque perfecto entre los dedos de mis pupilas. Exacto, tan exacto como el latir del viento sobre el invierno.

Es algo extraño, desconocido como la rabia que choca contra el hielo. Extravagante como la pericia de la noche sobre el filo del deseo.

Es algo bello, como tus labios escondidos entre mis versos. Precioso como el último minuto que nunca tuvimos y que siempre nos deberemos.

Es algo eterno, como la lluvia y los recuerdos. Inagotable como la esperanza de los tontos sin tiempo para irse muriendo de miedo.

Es algo. ¡Qué sé yo qué es! Yo no soy el que tengo que entenderlo. Para eso están las canciones, los libros, los veranos y tus besos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario