14 feb. 2010

Y mañana San Fermín...

Rosas rojas y corazones de caramelo para dos enamorados despiadados que no saben cómo romper el hielo. Regalos oportunos, demostraciones sin afecto, palabras sin carisma, besos de catorce de febrero…

Cenas a la luz de las velas avergonzadas ante una escena sin encanto, miradas que no dicen nada, dedos perdidos en el juego de unas manos.

Hoy es catorce, día de los enamorados, saquen a pasear sus corazones, muestren al mundo su felicidad, hoy no es día para rendir culto al llanto. Que los corazones rotos se recompongan, que las flechas de Cupido no dejen de dar en el blanco.

Hoy es catorce de febrero, día de los enamorados, hoy que nos extingan los versos, pero mañana todo habrá terminado.

13 feb. 2010

Incombustibles palabras

Llegó la noche y todo se volvió negro en mis pupilas. Entonces me tumbé sobre la arena húmeda por el aire enamorado de las olas del mar y conté 300 estrellas. No quise contar más, 300, no quise contar menos, tan sólo 300.

Llegó la noche y con ella su oscuro silencio, silencio que no se rompió con las olas, silencio que no se rompió ni con el tiempo, silencio que tan sólo duró lo que 300 estrellas duraban entre mis dedos.

Llegó la noche y no quise más que contar 300 veces el brillo de las bombillas del cielo. Simplemente llegó la noche, simplemente pasó eso, 300 estrellas y todo estaba en silencio.

Aguante 300 estrellas sin hablar, 300, ni una más, ni una menos. Aguante los nervios entre mis labios, aguante las ganas, aguanté hasta el miedo. Fueron 300 estrellas de verano las que conté, 300 estrellas en silencio.

Y después de 300 estrellas me reí, y tu conmigo, y nuestras risas acompañaron al viento. Y nos reímos sin parar hasta que paramos el aire entre nuestros cuerpos. Después de 300 estrellas las palabras se nos iban, y los acordes de las canciones nos iban recordando que nos recordaríamos cada invierno. Después de 300 estrellas todo estalló, después de 300 estrellas en silencio.

Y todo pasó, y todo lo que pasó siguió siendo sueño. Después de que contase 300 estrellas, 300 estrellas en silencio.

3 feb. 2010

Punto y comienzo

Hoy mi letra para las llegadas difíciles, para los difíciles comienzos. Hoy escribo por la soledad rodeada de amigos, por el odio consumado en más odio, por volver cada semana a tu abrigo, por volver, sólo por volver contigo...
Hoy le escupo palabras al recuerdo atolondrado de unos besos mentirosos, a las noches sin hora, a las horas sin noche. Hoy escribo por lo viajes de mis renglones, por las nuevas amistades de siempre, por el final de un principo que se repite, hoy escribo por las canciones, por los juegos, hoy escribo por todo lo que no escribo.