18 ene. 2010

Invoco

Fui el privilegio de un tonto, la tregua sin tregua, el vaso vacío, dos horas de espera. Me inmolé contra un muro de escombros el día en que mis versos se cambiaron de acera. Salí por la puerta grande de atrás, engañé a la mentira a base de verdades que no fueron ciertas, yo planté veintiún inviernos en veintidós primaveras...

Dormí acostado en las ramas de los pinos, soñé que soñaba con sueños mezquinos. Besé sin besar un amor de verano, llené sin llenar mis besos con tus pecados. Me rasgué los labios con el filo de las historias más banales, sangré por amar amores mortales...

Fui ira y temblor, eco y respiración, fui la tierra vomitando y el cielo llorando. Fui abrazo y fui canción, fui la noche y fui pasión. Fui todo y todo fui...fui hasta la muerte de mi existir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario