1 sept. 2009

Al absurdo de lo de siempre

Es odioso cada vez que me sigues por la calle, cada rato que me despistas de una conversación inherente al aburdo de lo de siempre. No soporto que me ataques por la noche y me susurres debajo de mi almohada que me has vencido otra vez.
Apareces violenta cada vez que cierro los ojos, te burlas de mi desdén, me recuerdas que siempre he sido, aquel que nunca quise ser.
Eres fantasma de mi miedo, eres veneno cuando tengo sed, un mordisco en cada intento, eres un intento de morder. Me animas a desnudarme, a beberme el temor a llegar a desaparecer, eres una puta sin remedio. Te odio, hoja en blanco de papel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario