22 sept. 2009

A pelo

Soy un chaquetero de verbo recurrente y palabra fácil. Un mercenario de historias inventadas que siempre fueron verdad. Pero no me importa porque junto a mi imagen de escritor sin fama, la luz de mi lámpara me ofrece un espacio donde existir. Y todos me miraran sorprendidos cuando en un incendio mis letras comiencen a gritar rumores encendidos, y todos escucharán el ritmo de mis cigarros mientras el cielo se cubre de gris.
Soy el elenco de un monólogo teatral, el diálogo de mis labios contra tus labios. Soy el sueño bohemio de una ciudad que duerme en la calle, la prosa marchita del viento glaciar.
Y todos me mirarán desde arriba cuando crean que mi llanto me dejó morir, y todos pasarán de largo, todos pasarán de largo y mi cuerpo, este cuerpo maldito, nunca me dejará partir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario